Mátalo, me ordenaron; lo hice con una segueta

19 Sep 13 - 08:25

Pedro Francisco Paz López declaró ante autoridades que Javier Joel Rodríguez, El Javi, le ordenó decapitar ‘al más gordito’; era el último, dijo

Ciudad de México.- Las más de dos horas que Pedro Francisco Paz López, permaneció sin hacer nada afuera del rancho La Negra terminaron cuando “El Javi”, jefe de plaza de La Unión Zona Rosa, le llamó para darle una orden: “Deja de hacerte wey y ven a ayudar”.

Apenas entró a la finca, encontró tirados frente a él los cuerpos sin vida de casi todos los jóvenes a los que horas atrás habían sacado del bar ‘Heaven’. Sólo quedaba vivo uno de ellos. “Era un gordito que estaba llorando”, recordó Paz López, luego de ser detenido la semana pasada por autoridades federales.

En el grupo de La Unión, a Paz López lo conocían como “El Mariguano”, el gusto que adquirió dentro de la prisión por fumar esta yerba, fue lo que le hizo tener este apodo. Tras ser capturado a unas cuadras del ‘Heaven’, este hombre contó a las autoridades lo que sucedió aquella mañana del 26 de mayo.

Dijo que su jefe directo era entonces Javier Joel Rodríguez Fuentes, alias “El Javi”. Un hombre cuya fotografía fue dada a conocer ayer. Este sujeto que apenas rebasa los 30 años de edad es quien encabezó el rapto. Al parecer fue enviado por alguien al que sólo se conoce como “Antuán”.

“El Mariguano” contó que en el secuestro, él ayudó a llevarse de ese after a algunos de los jóvenes. Un automóvil Renault Clio, color gris, fue él que usó aquel domingo.

Al llegar al rancho de Tlalmanalco recibió una primera orden de “El Javi”. Debía quedarse en la primera cadena de acceso que se ubica a unos 500 metros de la entrada y vigilar si llegaba algún policía.

Ahí permaneció estacionado en el Clio hasta que sonó su radiocomunicador. Del otro, la voz del Javi le ordenaba que se acercara al rancho.

Según contó “El Mariguano”, cuando entró al lugar encontró que ya estaban muertos casi todos los jóvenes. Estaban tirados en el piso. Sólo uno de ellos permanecía vivo. Tenía las manos amarradas y lloraba.

Paz López aseguró que no sabe el nombre de este joven. Pero insistió en que era “el más gordito de todos”. Dijo que “El Javi” y “El Antuán”, le ordenaron asesinarlo. Le dieron una segueta y le dijeron que lo decapitara.

“El Mariguano” reconoció ante los agentes, que acató la orden. Así, terminó con la vida del último de los jóvenes. Francisco Paz López, fue el primero de los hombres detenidos por el caso Heaven que aceptó su participación no sólo en el rapto sino también en el homicidio.

Por tres mil y en ocasiones cuatro mil pesos que ganaba de manera semanal, este hombre vendía cocaína, pastillas sicotrópicas, y en ocasiones ayudaba en golpizas y levantones. Ahora permanece encerrado en el Centro de arraigos de la Procuraduría capitalina.


Agregar un comentario

Tu nombre o Ingresar

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

Ingrese este código para prevenir el spam *

| Más

© 2014 Blog del Narco